El mayor, Edwin Argüello, jefe de Protección y Servicios Especiales de la Policía Metropolitana de Popayán, aseguró en las últimas horas que se vienen adelantando investigaciones sobre presuntos pagos a delincuentes para que provoquen desmanes.

Argüello aseguró que detrás de los dineros habría recursos del narcotráfico y organizaciones como disidencias.

“Esto que está pasando, estos días de agresión física es producto del terrorismo, de infiltrados y delincuentes pagos por el narcotráfico para asesinar a policías en total indolencia”, declaró el oficial.

Asimismo, rechazó las agresiones que se han registrado en contra de la Fuerza Pública durante el marco del paro nacional en diferentes partes del país, luego que varios uniformados se vieran obligados a resguardarse y a reclamar respeto por los derechos humanos.

“Un policía no se levanta a matar, no es un asesino.  Esto se ha salido de todo contexto del derecho internacional humanitario”, agregó.