La retención forzada de ocho funcionarios del ESMAD en hechos ocurridos entre Cali y Palmira, ha generado un gran rechazo por parte de las autoridades, quienes se han pronunciado para anunciar severas investigaciones en contra de los responsables. 

El director general de la Policía, Jorge Luis Vargas, informó que se presentarán ante la Fiscalía, en contra de las personas implicadas, a quienes señaló de haber “secuestrado y torturado” a los agentes que, de acuerdo a la versión oficial, estaban en días libres haciendo compras personales cuando fueron abordados por un grupo de hombres que bloquean la vía a la altura del sector ‘La Y’. 

Los cargos en cuestión serán secuestro simple, tortura, tentativa de homicidio, lesiones personales y daño en bien público, «toda vez que fue incinerado el vehículo en el que se movilizaban».

«Sobre las 4:00 p.m. de la tarde, 8 personas que sirven al Esmad, fueron parados en la vía  que conduce de Palmira a Cali. Se encontraban de descanso y recuperación, por lo que salieron a abastecerse, a recibir y enviar plata a sus familias. El vehículo en el que viajaban fue incinerado y varios de ellos fueron agredidos, uno con arma cortopunzante», añadió Vargas.

Según informaron las autoridades, de los ocho uniformados, siete fueron inicialmente secuestrados y cinco fueron liberados rápidamente Los otros dos fueron puestos en libertad unas horas después.