El análisis económico emitido esta mañana en rueda de prensa virtual por la Asociación Colombiana de Minería (ACM) refleja que el sector minero en Colombia no ha sido ajeno a las consecuencias generadas por el Covid-19, en principio debido a la reducción de la demanda internacional de materia prima que afecta directamente los precios de los commodities que tradicionalmente exporta el país, principalmente el carbón.

De la misma manera, en lo nacional también ha habido una reducción de la demanda de minerales para la generación de energía, y materiales para la construcción, todo ello sumado a los impedimentos propios de la pandemia que han generado una disminución parcial en la producción de las operaciones mineras.

Sin embargo, y pese a las afectaciones, proyecciones del gremio muestran que el sector puede ser protagonista en la reactivación económica del país con la entrada de nuevos proyectos en minerales claves como el oro y el cobre. Proyectos como Continental Gold, que se encuentra terminando su fase de construcción, Gramalote, Minesa, Quebradona y Marmato, podrían generar 5 billones de dólares en inversión y 28 mil empleos.

“En nuestros cálculos estimamos que con la activación de proyectos se podrían generar 5 billones de dólares en 4 años, 28.000 empleos y ampliar la participación en el PIB en casi un punto porcentual. Estos proyectos están en Santander y Antioquia que podrían ser polos de desarrollo postcovid” aseguró Juan Camilo Nariño, presidente de ACM.

Y es que estos proyectos no solo serán importantes para las finanzas nacionales y regionales, sino que representarán un beneficio sustancial para la superación de la pobreza en los municipios con tradición minera. Asi lo demuestran las cifras del DANE, en donde los municipios mineros muestran una mejora en los indicadores de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), pasando de 61% en 1993 a 33% en 2018. Evidencia de ello es que más colombianos, en especial más jóvenes del país, consideran a la industria minera como una actividad positiva para el país

Finalmente, ACM prevé que al cierre del año el PIB minero tendría una reducción cercana al 6%, en lo que parece un escenario favorable teniendo en cuenta que los pronósticos de Fedesarrollo para el 2020, los cuales dan cuenta de una caída en 8 de los 11 sectores económicos más importantes para la economía Colombiana. Entre tanto las empresas del sector y pese a las condiciones continúan aportando a los territorios mineros, a la fecha se han hecho donaciones por más de $28.000 millones de pesos, destinados primordialmente a equipamiento e insumos para entidades de salud regionales ysuministro de agua y alimentos para las familias más necesitadas.

La industria minera colombiana representa el 2% del PIB nacional, aporta más de 350.000 empleos directos. Solo en el 2019 la minería aportó más de $2,5 billones en regalías.