El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en el país (ACNUDH) recomendó al gobierno del presidente Iván Duque “restringir en la mayor medida posible, y de acuerdo con las normas y estándares internacionales, el uso del Ejército en situaciones relacionadas con la seguridad ciudadana”.

De igual manera recomendó trasladar la supervisión de la Policía Nacional al Ministerio del Interior y no dejarla en manos del Ministerio de Defensa donde se encuentra actualmente.

Otra de las recomendaciones es que se apliquen protocolos internacionales en las investigaciones que adelanta la Fiscalía por violaciones que involucran presuntamente a miembros del Ejército y/o a la Policía.

Todo esto se desprende del informe anual del Alto Comisionado sobre la situación de los derechos humanos en Colombia.

Ese informe tiene registros de 13 casos de violencia sexual a mujeres que recoge a 15 mujeres adultas víctimas y 13 niñas víctimas.

El informe dice que en 10 de esos casos los presuntos perpetradores fueron miembros de la guerrilla del ELN, otros grupos ilegales y en tres casos los responsables serían miembros del Ejército.

Según los datos que entrega el Alto Comisionado las violaciones ocurrieron en Antioquia, Arauca, Caquetá, Guaviare, Meta y Nariño y dice que «la respuesta de las autoridades a la violencia sexual y basada en el género continuó siendo insuficiente».

En el informe el Alto Comisionado también llama la atención por el alto número de asesinatos de indígenas en el departamento del Cauca.