La violencia se encuentra desatada en Tuluá, Valle del Cauca, donde vándalos llegaron al extremo de incendiar el Palacio de Justicia.

A través de videos que comienzan a circular en las redes sociales se observan las voraces llaman como consumen la edificación, mientras algunos ciudadanos gritan desesperados que llamen a los bomberos.

La situación empeora con el pasar de los minutos, debido a que las personas que están en las calles se están enfrentándose con los funcionarios del Esmad.

Un ciudadano mediante un video denunció que recibió un disparo en el pecho por parte de un uniformado, en el material se le observa la grave herida causada.

Ciudadanos reportan a través de las redes sociales que los disparos no cesan como si estuvieran en una guerra sin tregua y además señalan que la fuerza pública está reprimiendo a los jóvenes, factor que presuntamente ha caldeado más los enfrentamientos.

Ante este escenario se pronunció el ministro de Justicia, Wilson Ruiz, quien rechazó la situación que se vive en el municipio vallecaucano.

«Rechazo y condeno estos actos de terrorismo que buscan sembrar caos y miedo. Ataques como los de esta noche en Tuluá dejan de ser vandálicos y se convierten en actos terroristas. La protesta pacífica es legítima, la violencia es delito», señaló.

El ministro de Defensa, Diego Molano, también se pronunció y dijo que «los vándalos quieren obstruir la justicia con quemas como la de esta noche… Infame que lo celebren. Los responsables van a conocer el peso de la ley».