Por: J. J. Rubiano
Aun cuando el desperdicio no es un tema menor y cualquier litro arrojado al suelo es un litro menos de ingresos para el ganadero y su familia, esta no es la única consecuencia para el sector lácteo de bloquear las vías. Miles de agricultores, técnicos y profesionales también han sido perjudicados.
Juan Sebastián Bargans, presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Procesadores de Leche (Asoleche), reveló que los bloqueos en vías han ocasionado pérdidas de empleos, comprendiendo a numerosas personas que trabajan alrededor de la cadena láctea.
“Son personas que trabajan en plantas, que proveen insumos al sector ganadero, veterinarios que no pueden llegar las fincas, operarios y trabajadores de la parte comercial de las plantas”, indicó.
Pero además de estos empleos, hay otros que hacen parte de las industrias conexas para el procesamiento de la leche, como los mecánicos de los equipos, técnicos, transportadores, debido a que no hay una operación continua como habitualmente sucede.
“Estamos hablando de 736 000 personas que están involucradas en nuestro sector, es uno de los que más empleos genera. Nosotros hacemos cálculos de que, en los próximos días, si esto sigue así, 64 000 ganaderos dejen la actividad de producir leche. Eso es gravísimo”, declaró.
De acuerdo con el presidente ejecutivo de Asoleche, las personas que dejarían de ejercer la ganadería serían entre el 20 y 25 % de toda la población que se dedica a esta actividad.
Los más afectados han sido los pequeños y medianos productores, así como las pymes.
En cuanto a ventas, la industria había dejado de vender $120 000 millones hasta la semana pasada, lo que se traduce en que no habrá impuestos para pagar al Estado ni para pagar salarios a los empleados.