Por: J. J. Rubiano

La Sala de Reconocimiento de la JEP recibió el informe “raptado de los brazos de su madre: Relatos de reclutamiento y utilización de niñas y niños desde los ojos de sus madres, hermanos, hermanas y padres en proceso de búsqueda”, por parte de un grupo de víctimas, apoyado por la Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia.

El informe se recibió de manera virtual en el marco de la conmemoración del Día de las Manos Rojas, que recuerda la entrada en vigor del Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de los niños en los conflictos armados.

El evento comenzó con un video en memoria de los nueve niños, niñas y adolescentes de los que habla el informe, quienes fueron presuntamente reclutados por la extinta guerrilla de las Farc-EP en diversas regiones del país, y de quienes se desconoce su paradero.

 Sus historias fueron contadas por sus madres, padres, hermanas y hermanos, que están en proceso de acreditación como víctimas en el Caso 07 de la JEP, sobre reclutamiento y utilización de niños y niñas en el marco del conflicto armado colombiano.

 Uno de ellos fue Pedro (nombre ficticio), hermano de Carlos (nombre ficticio), un joven indígena que fue reclutado siendo un niño al sur del país.  “Queremos encontrar a nuestro hermano, aunque sean los restos, para poder sepultarlo dignamente», afirmó, y manifestó su preocupación por la persistencia del reclutamiento en el país: “Los grupos están aprovechando este momento de pobreza para llevarse a los niños y nosotros estamos en el medio… No sé manejar un arma, pero perdí un hermano. No sé manejar un arma, pero tuve que salir desplazado. No sé manejar un arma, pero tuve mucho miedo», dijo a los magistrados de la JEP.

Frente a sus palabras, la magistrada Lily Rueda, nueva integrante de la Sala de Reconocimiento de la JEP y ahora relatora del Caso 07, agradeció la manera “generosa, pero firme y exigente» en que este grupo de víctimas confió sus casos a la JEP. Además, destacó del informe cómo ilustra las múltiples secuelas que quedan en las familias después del reclutamiento de un niño.

 Este informe pasará a ser contrastado con las 15 versiones que ya han rendido los comparecientes vinculados a este caso, y con otra importante información que la Sala ha recolectado dentro del Caso 07.

 Además de la vinculación de niños y niñas a la guerra por parte de las antiguas Farc-EP y la fuerza pública, este caso investiga otras formas de participación de niñas y niños en el conflicto: como cocineros, cargadores, mensajeros, informantes, acompañantes del grupo, y a quienes fueron reclutados para propósitos sexuales.

 A la fecha 167 víctimas ya se han acreditado en este caso.

 El evento de entrega de este informe contó con la participación de Aida Oliver, representante de la Unicef en Colombia, quien afirmó que la participación de las víctimas en los procesos de la JEP es crucial para lograr la transición a la paz. “No se puede hablar de verdad, de justicia y de paz sin visibilizar los daños que han sufrido los niños y niñas y adolescentes en la guerra», afirmó.