Por: J. J. Rubiano

No cabe duda que la pandemia cambió el mundo y generó una crisis para la cual nadie estaba preparado pero que a su vez impulsó y aceleró la demanda de profesionales habilidosos con énfasis en comunicación, gestión, priorización del tiempo, adaptabilidad, y pensamiento analítico. 

Las empresas que no habían entrado en el mundo de la digitalización se quedaron atrás y hoy su ingreso a ese mundo es fundamental.

Hoy los mercados no son personales y las empresas sustentan sus ingresos mediante la utilización de las diferentes plataformas para realizar negocios. Esa transformación empresarial continúa a un ritmo acelerado en el 2021.

La pandemia nos enseñó que el talento y la tecnología van de la mano.

 De acuerdo con un estudio de Manpower Group, las tres palabras del éxito hoy son; “Reinicio de la revolución de habilidades:  renovar, reaprender, reorganizar, para lo cual la digitalización es fundamental.

Esta digitalización y las necesidades de la llamada nueva normalidad, que ha empujado el coronavirus, han hecho surgir nuevas demandas y tendencias tanto a nivel empresarial como personal.

Según indica el documento, se crean más puestos de trabajo que los que se destruyen: el 86% de los empleadores que están digitalizando planean aumentar o mantener su plantilla. En contraste, el 11% de los empleadores piensan reducirla o mantenerla de acuerdo a sus planes de automatización.

Los sectores que tardaron en automatizarse antes de la pandemia se están poniendo al día. Los sectores de finanzas, seguros, bienes raíces y servicios comerciales están duplicando la digitalización como resultado de la crisis.

No cabe duda que el mundo cambió su rumbo a la vía de la digitalización.