Por: J. J. Rubiano

William Aristizábal, presidente de la Unión de IPS de Colombia, dijo que en los hospitales y las clínicas se siguen presentando dificultades en la atención de los pacientes contagiados con la covid-19, pero además también hay inconvenientes para la atención de pacientes con otras patologías. 

“Colombia definitivamente es el país del Sagrado Corazón de Jesús. Al cumplirse un año de haber iniciado la pandemia de la covid-19, seguimos con los mismos problemas. Desde que iniciamos no teníamos Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) e insumos y todo era escaso hasta el personal; y un año después seguimos en las mismas”, indicó.

Agregó que la situación para los trabajadores de la salud que ahora están enfrentando la saturación de las UCI, es muy crítica.

“El personal de la salud no se ha renovado un año después, es más, el que está se encuentra en unos altos niveles de agotamiento y cada día somos menos; aunque es importante decir que se mejoró en la parte de tecnología”, subrayó Aristizábal. 

Indicó que la disponibilidad de medicamentos es un problema generalizado en todo el territorio colombiano.

El dirigente indicó que no se entiende cómo siguen faltando en el país las mismas cosas con las que se inició la pandemia, cuando se han realizado grandes inversiones para mejorar la atención en los centros de salud en el marco de la emergencia sanitaria.

En el caso de los médicos, el panorama es muy incierto, lo que ha llevado a muchos de ellos a tener que renunciar ante la falta del pago de sus salarios, señaló el dirigente.