Registro de asistencia vía telefónica o e-mail y no llevar velas son algunas de las recomendaciones


El sector religioso, uno de los que más expectativa ha generado dentro de la apertura gradual ya tiene protocolo de bioseguridad para la COVID-19, destacando que dentro de las medidas se garantice que todos los asistentes estén sentados, con distanciamiento físico de 2 metros, sillas ubicadas en zigzag, que se les tome la temperatura a los feligreses al ingreso, entre otras estrategias.

Respecto al aforo, se debe ajustar en la garantía del distanciamiento físico cada dos metros entre personas sentadas. Para este propósito, se llevará a cabo un plan piloto durante 15 días con un aforo máximo de 50 personas, siempre y cuando se cumplan los dos metros de distanciamiento.

En los recintos religiosos

Los responsables del lugar de culto deben informar previamente sobre los horarios y formas de participar en los servicios religiosos y actos litúrgicos. El protocolo recomienda efectuar una inscripción previa para las asistencias a la congregación, ya sea por teléfono o correo electrónico para evitar conglomeraciones.

En el mismo sentido, todo el personal que apoye la celebración, debe estar capacitado en las medidas generales de bioseguridad y sobre la identificación de signos y síntomas del covid-19. Para esto se invita a tomar la temperatura al ingreso, prohibir la entrada a personas con fiebre, desinfectar todas las instalaciones, garantizar el distanciamiento de dos metros antes de ingresar al recinto y no permitir el ingreso de niños, niñas y adolescentes.

Adicionalmente, las personas al ingreso se deben desinfectar las manos con alcohol glicerinado, como también las suelas de los zapatos de los feligreses. Todos los asistentes deben usar tapabocas con correcta postura y el personal de apoyo además debe usar protección ocular. Por ninguna razón, se debe compartir papelería o documentos de mano a mano.

Responsabilidad de los feligreses

No llevar cirios, velas o velones, evitar portar carteras u objetos no necesarios para la celebración.

«Un aspecto importante es no saludar de manos, besos ni abrazos, y si presenta comorbilidades como hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, VIH, obesidad, desnutrición o es mayor de 60 años, debe abstenerse de ir», indicó la directora (e) de Promoción y Prevención, añadiendo que personas con síntomas de gripa, por ninguna razón deben asistir al culto.