El Miércoles de Ceniza, con el rito de la imposición de la santa ceniza, la Iglesia inicia el tiempo de Cuaresma en que los cristianos, por medio de la oración, el ayuno y las obras de misericordia, son llamados a la conversión, y se preparan para conmemorar la muerte y resurrección de Jesucristo en la celebración solemne de la pascua.

Atendiendo a este tiempo especial que se vive por la pandemia de la Covid-19, la Conferencia Episcopal de Colombia presenta las orientaciones generales que se han de seguir para aplicar este signo espiritual tan importante para los fieles.

Las orientaciones se han elaborado siguiendo las indicaciones ofrecidas por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos del Vaticano, y enviado a todos los obispos del país, quienes las aplicarán ajustándolas a las realidades de cada jurisdicción, así:

Los que estén en condiciones de estar presencialmente en el templo o lugar de celebración, están invitados a participar en la Santa Misa o en la celebración de la Palabra según horarios establecidos. Este año, la Iglesia, desde Roma, ha orientado colocar la ceniza, no realizando la cruz en la frente, sino echando un poco de ceniza sobre la cabeza de las personas que desean recibirla.

Para los que, por ahora, no pueden participar presencialmente y deben permanecer en sus casas, la Iglesia los anima a unirse a la celebración de bendición e imposición de la ceniza que ofrecen las parroquias a través de los medios virtuales.