Tres de las aerolíneas que más operaciones realizan en el país se encuentran inconformes con la planeación operativa e infraestructura del aeropuerto El Dorado, ya que consideran que el tráfico aéreo crece aceleradamente y les resulta cada vez más difícil ser eficientes.

Latam, Viva Air y Avianca aseguran que en los últimos tres meses han percibido mayores dificultades para cumplir con los itinerarios y ser puntuales, pues sostienen que ha habido un incremento de 2,1 millones de personas que se movilizaron entre enero y junio de este año, a diferencia del mismo periodo en 2018.

De acuerdo con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) hay tres limitaciones fundamentales en esta terminal: La falta de coordinación entre actores que trabajan allí, la infraestructura y el desconocimiento de la capacidad real de la terminal aérea.

El gerente de la IATA en Colombia, Andrés Uribe, manifestó al respecto que si bien el segundo factor es fundamental en miras del crecimiento, “no todo se soluciona con cemento”.

Avianca, por su parte, considera que el sector aéreo debe crecer pero a la par de una afinación de procesos por parte del El Dorado, así como mejorar la coordinación de todos los actores que operan en él, fortalecer la infraestructura y tecnología.

Una de las medidas que ha propuesto IATA es que se aumenten las horas permitidas para volar, ya que hoy existen restricciones entre las 10 p.m. y las 6 a.m., que están estipuladas en la licencia ambiental.

Aerocivil le solicitó permiso a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) para hacer una serie de pruebas piloto con miras a que se modifique la mencionada restricción, ya que los aviones que operan actualmente la mayoría de aerolíneas, son más modernos y menos ruidosos, lo que les permitiría volar más durante la madrugada.

De momento se debe esperar que las pruebas permitan demostrar si se puede modificar la licencia ambiental.