Miembros de la guardia indígena del municipio de Caldono-Cauca, no pretenden dejar impune el asesonato de su gobernadora, Sandra Peña, quien fue asesinada el pasado martes por grupos armados.

Los voceros del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) indicaron que atraparon a un hombre que confesó haber cometido el crimen y además aseguró que está dispuesto a testificar contra quien lo ordenó.

“Uno de ellos asumiendo la responsabilidad de la asesinato de la gobernadora. Manifestó, al ser reducido, que tenía conocimiento de quiénes habían ordenado el asesinato de la gobernadora. Por el momento, ya tenemos resultados y no quedará impune la muerte”, dijo Hermes Pete, consejero mayor del CRIC.

Cabe destacar que los indígenas del Cauca han sido objeto de hostigamiento porque se han dedicado de forma voluntaria a erradicar cultivos ilícitos, lo que para el INDEPAZ, sugiere un ejemplo para el país.

“Decisión de ellos por encima del abandono del Gobierno, el incumplimiento con los planes de sustitución, eso no sólo ocurre en el Cauca, en otras regiones del país. La gente se cansó de esperar la llegada del Gobierno y está respondiendo al problema de los narcocultivos, la presencia de grupos armados, con su propia decisión, su autocontrol territorial”, dijo su director, Camilo González Posso.