Con el objetivo de proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y liberaciones de mercurio por su condición tóxica, el Gobierno Nacional ratificó este lunes el Convenio Minamata.

Esta iniciativa busca también reducir, controlar y eliminar el uso de esta sustancia, tanto en la minería como en la industria; así como controlar el comercio internacional.

El representante permanente de Colombia ante la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York, Guillermo Fernández de Soto, fue quien selló el compromiso, que fue aprobado de forma unánime por el Congreso de la República mediante Ley 1892 de mayo de 2019 y declarada exequible por la corte Constitucional en junio de este año.

«A pesar de no ser Estado Parte, Colombia, como un país seriamente afectado por la contaminación de mercurio, ha desplegado múltiples acciones para implementar tempranamente el Convenio, incluyendo la expedición y aplicación de la Ley 1658 de 2013, la inclusión de disposiciones para la eliminación del uso del mercurio en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022”, informó la cancillería. 

Tras la firma del documento, Colombia se une al grupo de 112 Estados que se adhirieron al tratado y podrá participar en calidad del Estado Parte en la Cuarta Conferencia de las Partes que se realizará en noviembre de 2019.