Por: J.J. Rubiano

La raza de ganado Pardo Suizo marca una importante característica física que evidencia su rusticidad, lo que permite que se refleje su estructura ósea sólida, con patas fuertes y pezuñas muy resistentes a todo tipo de terreno.

Su principal característica productiva es la calidad de la leche que cuenta con un alto contenido de proteína, grasa y sólidos. Los expertos alrededor del mundo la han llamado la raza con el mejor costo/beneficio ideal para terrenos como el del trópico medio bajo de los predios ganaderos colombianos.

Mauricio Reyes Duarte, ganadero, juez y clasificador de razas lecheras, indica que los animales Pardo Suizo son una de las razas más antiguas conocida por los humanos que ha ayudado a la ganadería a ser funcional y productiva.

“Las vacas de esta especie cuentan con una amplitud en el pecho, que para los jueces y clasificadores es muy importante porque se albergan los órganos del animal como el corazón y pulmones, teniendo en cuenta que la leche se produce por fluidos sanguíneos, por lo que, si al animal no tiene un corazón y pulmones amplios, pues no tiene capacidad para producir leche. Recuerden que para elaborar un litro de leche debe circular por su torrente sanguíneo 400 litros de sangre”, describe Reyes Duarte.

El experto manifiesta que, en sus años de experiencia con juzgamientos, no ha encontrado una raza con cruces más funcional que el ganado Pardo por las distintas razas. “El otro día hablaba con un campesino y me contaba que los cruces de Pardo por Brahmán y Pardo por Guzerát eran los animales todoterrenos que había en Colombia, porque en verano iban por todo el bosque ramoneando y en invierno caminando entre inundaciones”, ejemplifica Reyes Duarte.

De acuerdo con lo expresado por este juez de razas lecheras, en Colombia deben existir más de un millón de animales cruzados con algún porcentaje de Pardo Suizo.