Fabián Quintero, padre de Sebastián Quintero Munera, el joven de 22 años que murió presuntamente a causa del impacto de una granada aturdidora lanzada por el ESMAD, habló sobre lo que sucedió con su hijo, y aseguró que se trató de «terrorismo de Estado».

“Mi hijo perdió la vida en una protesta que es legítima y fue víctima de un asesinato por terrorismo de Estado, a cargo de las fuerzas armadas de este país”, dijo.

El dolido padre del estudiante de ingeniería informática, explicó con tristeza que él le ayudaba siempre en su negocio de elaboración y distribución de arepas y que cuando le informó que iría a una manifestación, el pasado viernes, le pidió que se cuidara.

“Yo tengo una fábrica de arepas y mi hijo siempre me ha ayudado con el trabajo, me ayuda a armarlas, a distribuirlas en la moto. A mediodía del viernes me dijo que habían unas protestas por el caso de la niña que se suicidó acá en Popayán, yo le dije lo que siempre que tuviera precaución”, explicó.

Los hechos en los que se produjo la muerte de este joven, y que están siendo investigados por las autoridades, sucedieron la noche del viernes en Popayán, ciudad que «ardió» luego de que la sociedad civil saliera a protestar por el presunto abuso sexual del que fue víctima Alisson Meléndez, de 17 años, según ella, por parte del ESMAD.

Luego de denunciar el presunto abuso a través de su perfil de Facebook, Meléndez apareció muerta en su casa, en un aparente caso de suicidio, lo que desencadenó la furia colectiva.