La conclusión que llegaron la Fiscalía y Medicina Legal sobre los desaparecidos en la toma y recuperación del Palacio de Justicia, ocurrida el 6 de noviembre de 1985, desató una gran polémica entre los familiares de las víctimas, al enterarse que las entidades aseguraron que esas desapariciones no existieron.

Por este hecho, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos condenó hace cinco al Estado Colombiano por este caso donde estuvieron involucrados integrantes del M-19, quienes entraron a buscar a 11 personas que eran considerados desaparecidos de manera forzosa.

Jorge Ricardo Sarmiento, fiscal investigador del Palacio de Justicia, controvierte la  sentencia de la Corte Interamericana y aseguró que las investigaciones realizadas junto a Medina Legal le permite afirmar que no fueron casos de desapariciones forzadas. Según su juicio, fueron casos de malas identificaciones o malas entregadas.

Sarmiento reiteró que desde el ente acusador no se ha afirmado nunca ni se puede decir que no hubo desaparecidos en este caso, sino que no califica el delito de desaparición forzada para los cuerpos que ya identificaron.

Sobre la manera de cómo fueron entregados los cadáveres, entre los que se encontraban magistrados y empleados de la cafetería,  habló Jairo Humberto Oróstegui, también fiscal investigador, quien reconoció el mal procedimiento que se realizó en ese entonces con la entrega de los cuerpos, resaltando que 56 cuerpos fueron a parar a cementerios de diferentes partes del país y 38 fueron sepultados en las fosas comunes del Cementerio del Sur.

Oróstegui  sentenció que entre los cuerpos que se entregaron en cementerios han encontrado algunos de los desaparecidos en el Palacio de Justicia que se entregaron con otras identidades.

34 años después de ese caso, Medicina Legal también reconoce las fallas que hubo en ese entonces, reconociendo que lograron identificaciones a través de huellas dactilares, pero habían cuerpos que no tenían huellas y mediantes otras técnicas como vestimentas , objetos, pertenencias, hicieron identificaciones que no es método fehaciente, alegó Claudia Adriana García Fino, directora de Medicina Legal.

Ante los señalamientos de la Fiscalía, los familiares de las víctimas se mostraron consternados ante el pronunciamiento de la Fiscalía, luego de 34 años años del caso que tiene un pronunciamiento de CDH.

 Los familiares se sienten engañados en este proceso y con la incertidumbre de saber si el cuerpo que les entregaron corresponden a su pariente.

En este polémico caso aún existen por hallar seis desaparecidos de aquel funesto día.