Por: J. J. Rubiano

Clara Rojas, ex congresista de la República y quien fuera secuestrada por la Farc en compañía de la ex candidata presidencial Ingrid Betancur, dijo que la decisión de la Sala de Reconocimiento de la Justicia Especial para la Paz (JEP) de imputar a ocho excomandantes por el delito de secuestro, debería tener una acción ética por parte de los excombatientes que hoy están en el Congreso como representantes del Partido Comunes, los cuales deberían renunciar a sus curules.

La ex representante a la Cámara señaló que las decisiones adoptadas por ese tribunal especial se podrían «quedar cortas en cuanto aplicar la justicia que correspondía».

Agregó que la JEP advirtió que esa guerrilla adelantaba la práctica del secuestro «con la intención de generar sufrimiento en la población civil, además de lograr fines económicos o canjear a los secuestrados por guerrilleros presos». 

Rojas manifestó que «debería darse un componente ético en el caso de los hoy senadores que se vean imputados en este proceso. Por ejemplo, me han impactado las confesiones que se hicieron frente a casos como el magnicidio Álvaro Gómez (…) creo que sí debe haber un componente ético en donde ellos a nivel personal podrían tomar una decisión».  

«Esto en comparación a otros hechos donde resultan las personas pagando muchos más años de cárcel, mientras que frente a estos delitos hay otro tipo de tratamientos. Esto es la paradoja de la justicia transicional, que todavía estamos en proceso de entender», concluyó Clara Rojas.