El Ejército Nacional informó este viernes, 12 de marzo, que sus uniformados frustraron lo que pudo ser un atentado, toda vez que desactivaron explosivos que fueron instalados en el Catatumbo, justo en el lugar al que llegarían las vacunas contra la COVID-19.

La institución confirmó que la responsabilidad es de disidencias de las Farc, y que el lugar en el que fueron instalados los explosivos fue específicamente un helipuerto del municipio Teorama, en donde se encontraron cilidros con 20 kilogramos de pólvora y un cordón detonante.

«En la vereda Cuatro Esquinas del municipio de Teorama, en la zona del Catatumbo, miembros de la Fuerza de Despliegue Rápido adscritos a la segunda división del Ejército, ubicaron un campo minado con material explosivo dispuesto para atentar contra la fuerza pública y civiles ubicados en la zona, instalado por parte de las disidencias de las Farc que delinquen en la región», señaló el comunicado de la fuerza pública.

La comunidad ha pedido a las autoridades que acuerden un cese al fuego, para que a los 11 municipios del Catatumbo puedan llegar las vacunas contra la COVID-19, ya que la inseguridad ha sido uno de los factores que ha retrasado el proceso.