Aunque ya la Iglesia lo desautorizó, el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, aseguró que el Gobierno del presidente Iván Duque tiene una venganza genocida con los procesos de paz adelantados por el exmandatario Juan Manuel Santos.

“Desde la campaña electoral se sentía un espíritu de venganza contra el gobierno Santos que inició estos procesos y lo más grave, de venganza contra los mismos excombatientes de las Farc que se acogieron al proceso, una venganza genocida para desmembrar completamente la sociedad, las organizaciones sociales y la democracia en los campos y en los territorios en donde, según se enfoca, tenían o tienen influencia las organizaciones subversivas”, aseguró el alto prelado de la iglesia católica.

Manifestó una incertidumbre frente al futuro de los procesos de paz ya firmados como el de las Farc y los que estaban en curso como con la guerrilla del ELN.

Señaló que, por la postura del Gobierno, el cual considera les ha dado un manejo partidista electoral a los acuerdos de paz, ha hecho que se recrudezca la violencia contra los líderes sociales y desmovilizados.

“El retorno a la guerra ha sido evidente, la multiplicación de actores armados en los territorios ha hecho más dolorosa y compleja la situación.  La pérdida de interlocución con el Coce, Comando Central del ELN. Cada vez más difícil identificar a los interlocutores”, dijo monseñor Duarte Mejía.

Sin embargo, no descartó que el Gobierno busque un proceso con el ELN muy a su manera, aunque desconoció si la guerrilla les responderá el intento, pero agregó que desde la iglesia se apoyará cualquier proceso de paz con dicho grupo insurgente.