Tras poco más de una semana de investigación, la Fiscalía informó que se descarta que en la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Popayán, la menor de 17 años Alisson Meléndez, haya sido abusada sexualmente luego de haber sido detenida durante una protesta del pasado 14 de mayo. 

El ente acusador detalló que se llegó a esa conclusión luego de hacer un análisis de las cámaras de seguridad de la URI. Sin embargo, el caso se sigue investigando a fin de determinar si el abuso que denunció Meléndez, ocurrió en otro escenario antes de llegar a las instalaciones. 

Para eso efectos, existe un fiscal de la Unidad de Vida, el cual junto a investigadores del CTI y médicos legistas del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, adelantan todo el proceso. 

“Entretanto, se desarrollan las actividades técnico – científicas y forenses, dentro de lo establecido en el Protocolo de Minessota, pertinentes; así como la recolección de evidencia física, elementos materiales probatorios y muestras biológicas, con el propósito de determinar la existencia o no del ilícito de agresión sexual, así como la causa de muerte”, informó la Fiscalía a través de un comunicado de prensa.

Recordemos que esta joven se quitó la vida al interior de su casa en Popayán, y lo hizo luego de escribir a través de su cuenta en Facebook que había sido “manoseada” por los uniformados del ESMAD.