La Defensoría del Pueblo elaboró un informe en el que revela datos alarmantes sobre la situación de hacinamiento en las estaciones de Policía y Unidades de Reacción Inmediata (URI) del país.

De acuerdo con el ente, hay 19.293 personas privadas de libertad en dichos recintos  y hasta el mes de diciembre de 2020 el hacinamiento en las estaciones de Policía era de 194%.

En 1.206 salas de 841 estaciones de Policía o Centros de Atención Inmediata (Cai), se encuentran detenidas 17.478 personas, entre ellas 2.528 son condenados y 14.950 imputados. Pero la capacidad de las salas donde permanecen los reclusos es sólo para 5.942 personas.

Además, el informe establece que 16.629 son hombres, 828 mujeres y 21 miembros de la población LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales). Se encargan de la seguridad 2.175 uniformados.

En las URI

La situación no es precisamente mejor en las URI. En las 75 sedes que hay en 11 ciudades de Colombia permanecen 1.815 detenidos, lo que representa un hacinamiento del 42% teniendo en cuenta que las salas en las que permanecen los detenidos, fueron construidas para 1.278 personas.

Hay 337 condenados, 1.478 imputados y 22 personas que tienen una medida de aseguramiento que no contempla la privación de la libertad. De ese número total,

1.674 hombres, 139 mujeres y dos personas que hacen parte de la población LGBTI, entre ellos 149 son extranjeros. La función de custodios la cumplen 176 uniformados de la Policía.