Con el objetivo de que la dignidad humana de las mujeres habitantes de calle sea priorizada por el Estado, la Corte Constitucional ordenó la creación de planes de contingencia para el suministro de toallas higiénicas de manera gratuita.

El alto tribunal tomó esta decisión tras fallar a favor de una mujer  recicladora que se veía cada mes en la necesidad de reutilizar artículo de higiene femenina que encontraba en la basura para poder atender su ciclo menstrual.

Según la Corte, «El Estado se encuentra en la obligación de brindar instalaciones adecuadas para que las mujeres puedan realizar las distintas actividades -entre ellas higiene, teniendo en cuenta que las habitantes de calle en numerosas ocasiones se ven obligadas a sobrellevar sus periodos menstruales sin condiciones mínimas de salubridad”.

La conclusión a la que llegó el ente es que dicha situación constituye  una violación de a los derechos fundamentales y dignidad humana de las mujeres que habitan las calles