Por: J. J. Rubiano


Como un acto de unidad en beneficio de los más pobres y vulnerables de nuestro país, la Comisión Tercera del Senado de la República aprobó la creación de una subcomisión, integrada por un representante de cada partido, que se reunirá con el Ministerio de Hacienda para concertar la viabilidad financiera de un proyecto de ley de permita implementar la medida de la renta básica.

De esta subcomisión hacen parte los senadores: Iván Marulanda, Fernando Nicolás Araújo, Emma Claudia Castellanos, Andrés Cristo Bustos, Germán Hoyos, Efraín Cepeda, Gustavo Bolívar y Édgar Palacio.
Ante este panorama, uno de los senadores autores del proyecto de ley que crea el programa Renta Básica, Iván Marulanda Gómez, celebró la acogida de este “escenario de construcción de un consenso con el Gobierno y la propuesta del senador Araújo de reunirse con el Ministerio de Hacienda y analizar ambas propuestas de renta básica e ingreso solidario y lleguemos a un acuerdo”.

Según Marulanda Gómez, “esta es una respuesta que le da el Estado, el Gobierno y el Congreso a la situación de extrema pobreza que vive el país, porque está en juego la vida de muchos colombianos que viven en estas condiciones, cerca de 6.5 millones de hogares colombianos que están en pobreza”.

Por su parte el senador Fernando Nicolás Araújo Rumié, quien propuso la idea de la subcomisión, dijo que se trata de un “reconocimiento para buscar y abrir la puerta al consenso, a pesar de la confrontación ideológica que nos separa. Este espacio con el Gobierno Nacional es para buscar fuentes de recursos y es mejor discutirla con todos con profundidad, pues es apremiante encontrar esas fuentes, porque no se puede acabar, por ejemplo, el Ingreso solidario el 30 de junio”.

Para Gustavo Bolívar, es un motivo de celebración “que estemos llegando por fin a un acuerdo y la concientización de nosotros, para que la clase política vuelque su mirada al pueblo que hoy se está manifestando. Proyectos como la renta básica son soluciones de fondo, no paños de agua tibia. Eso sí, que esto no se vuelva permanente porque se convierte en un daño a largo plazo, como está sucediendo en Estados Unidos, donde las empresas salen a buscar empleados porque los cheques del Gobierno son muy atractivos”.