A pesar de la lluvia que cayó ayer viernes, 29 de noviembre, en las calles de Bogotá, miles de manifestantes se mantuvieron en las calles en el noveno día de protesta, contra el gobierno de Iván Duque, que estuvo liderada esta vez por la guardia indígena del Cauca que hicieron sentir sus voces.

Los indígenas, quienes viven azotados por la violencia en esa zona, con consignas como “viva el paro nacional”, mostraron su descontento contra las acciones del Gobierno Nacional que, según sus puntos de vista, está afectando a todos los colombianos.

Las políticas favorecen a ciertos sectores del país pero no favorecen al pueblo y por eso hoy el pueblo (se) está levantando», dijo ante la multitud Ferley Quintero, consejero de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), principal organización aborigen del país.

Lea también: https://www.lapiragua.co/presidente-duque-se-opuso-a-que-las-universidades-paguen-fallos-contra-la-nacion/nacional/

Junto a los indígenas estuvieron también los estudiantes universitarios, quienes exigieron nuevamente a Duque que cumpla sus exigencias para un mejor sistema educativo olvidado y con carencias, según manifestaron los protestantes.

En la capital llegaron comunidades indígenas desde los departamentos del Cauca (suroeste), Chocó (noroeste) y Nariño (suroeste), empezaron la movilización en la Universidad Nacional y desde ahí caminaron a un punto en el centro de Bogotá.

Los miembros de la guardia indígena afirmaron que se mantendrán en movilización permanente hasta que el gobierno entable una mesa de diálogo verdadera, sin restricciones ni condiciones para que se puedan solventar las exigencias del pueblo de Colombia.