Por: J. J. Rubiano
En debate de control político de la Comisión Quinta del Senado, se analizó el incremento de las importaciones agropecuarias en el país y la afectación a los productores nacionales, quedando evidenciado que el país, pasó de importar 282 millones de dólares en bienes agropecuarios en 1991, a 6.005 millones de dólares en 2020, un incremento del 2.000 por ciento.
Jorge Enrique Robledo, senador citante, precisó que la apertura económica significó la inundación de las importaciones agrícolas, pero con los TLC fue “la quiebra del agro colombiano”.
“Pasamos de 2.8 millones de toneladas a 5.6 millones de toneladas, es decir, un incremento del doble”, sostuvo Robledo sobre las exportaciones.
El congresista concluyó propuso un pacto nacional con el fin de crear fuentes de empleo en el agro, donde actúen el capital y el trabajo en pro del desarrollo del país, teniendo en cuenta, una política que apunte a la exportación y al mismo tiempo a la sustitución de importaciones.
Por su parte Jorge Eduardo Londoño, también citante del debate, aseguró que en Colombia se carece de condiciones técnicas, fitosanitarias y económicas para competir en igualdad de condiciones con la producción subsidiada de otros países.
“En el país, los campesinos producen el 70% de los alimentos que consumimos, sin embargo, los pocos recursos que se invierten en el sector se concentran en grandes productores, el país debe volver a la economía del agro” precisó.
Respecto a la producción agropecuaria nacional del 2000 al 2010, Londoño, explicó que esta, creció 0,91% anual, registrando de 2010 a 2018 un crecimiento anual del 4,6%, en lo corrido de este gobierno se estancó en el mismo 4,6%, estancamiento que ocasionó en el 2020 la pérdida de ocupación a 330.000 personas del sector rural, de las cuales 185 mil pertenecen al sector agropecuario.
En el tema de colocaciones créditos, el vocero de Alianza Verde hizo la siguiente apreciación: En el 2020 los grandes productores fueron apenas el 2,3% de los usuarios de créditos, pero consumieron el 70,7% del total de capital prestado por el Banco Agrario; mientras que los pequeños productores registraron el 85.7% de los usuarios y sólo accedieron al 14,5% del capital prestado por el banco.