La guerra comercial entre China y Estados Unidos sigue teniendo efectos en la economía mundial. La caída del yuan hasta su nivel más bajo en los últimos 10 años dejó las bolsas de América Latina más afectadas.

Las monedas que mostraron mayor debilitamiento fueron el peso colombiano y chileno, según reportó Bloomberg. El peso colombiano bajó a un nivel histórico ayer, ubicándose en 3.480 por dólar, mientras que el chileno tuvo un retroceso de 1 %.

Por otro lado, en cuanto a las monedas emergentes más devaluadas en el último año el peso colombiano ocupa el segundo lugar con una caída del 16,06 %, y el peso argentino es el que lidera esta lista de 24 monedas emergentes, teniendo una caída de 39,86 % en un año y el peso chileno quedó en tercer lugar con una desvalorización de 10,26 %.

Sin embargo, Andrés Moreno, analista bursátil, aclaró que esta situación no es del todo negativa para Colombia. “Increíblemente para el país, la devaluación es positiva. La deuda externa se sube y hay que pagar más intereses, pero los ingresos por petróleo que entran con un dólar tan alto, compensan sobradamente la devaluación. No obstante, cada mercado tiene condiciones diferentes”.