Por: J. J. Rubiano
Si algo se ha vuelto común en medio de las protestas a la que está abocado el país desde hace 14 días, es ver la bandera de Colombia al revés portado por los manifestantes o ubicadas en diferentes sitios.
Para los manifestantes que la portaron de esta manera significada un llamado de auxilio a la comunidad internacional para que se dieran cuenta de la situación de orden público que se vive en el país.
De acuerdo con los mensajes que circularon en las redes, la bandera al revés es la forma de enviar un pedido de auxilio y captar la atención del exterior y los defensores de Derechos Humanos.
Poner o colocar una bandera al revés ha sido históricamente un símbolo de inconformismo o lucha; sin embargo, el documento fundacional de la ONU no hace referencia a ese acto.
La Carta de las Naciones Unidas es el documento fundacional del organismo. Se firmó el 26 de junio de 1945 en San Francisco, Estados Unidos, tras la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional, y entró en vigor el 24 de octubre del mismo año.
Esta Carta tiene fuerza de tratado internacional y establece los derechos y las obligaciones de los Estados miembros, y en ella se basan todos los principios y objetivos de las Naciones Unidas, que van desde la igualdad soberana de los Estados a la prohibición del uso de la fuerza en formas que sean inconsistentes con dichos principios.
En una búsqueda minuciosa a esta Carta, la Agencia Francesa de Prensa reveló que no hace alusión alguna al símbolo de dar vuelta una bandera para solicitar auxilio del organismo o sus Estados miembros.
La ONU hizo recientemente un llamado al gobierno a “proteger los Derechos Humanos, incluido el derecho a la vida y a la seguridad personal, además de facilitar el ejercicio del derecho a la libertad de la protesta pacífica”.