Por: J. J. Rubiano
En la última reunión de junta directiva el banco de la República mantuvo inalterada la tasa de interés en 1,75%, decisión que fue tomada por la mayoría con una votación de seis a uno.
Así mismo, el Emisor revisó al alza el pronóstico de crecimiento del PIB para 2021 al pasar de 5,2% a 6% en el escenario central, teniendo en cuenta un desempeño de la economía mejor que lo esperado en el primer trimestre. No obstante, la aparición de rebrotes de la pandemia de intensidad y duración inciertas, así como la incertidumbre en el frente fiscal, podrían alterar esta proyección.
Por su parte, el pronóstico de inflación del equipo técnico y las expectativas de inflación del mercado están en línea con una convergencia de la inflación a la meta de 3% en 2021 y 2022.
De acuerdo con el Banco, los datos revelados por el Dane muestran una tasa de desempleo de 14,2% en el total nacional en marzo, y un nivel de pobreza monetaria de 42,5% en 2020. El elevado desempleo y el incremento de la pobreza son fenómenos que justifican una tasa de interés de política históricamente baja como la actual.
Para el Emisor, existe una preocupación de no lograrse el ajuste fiscal requerido, pues se podría comprometer el acceso y aumentar el costo del financiamiento público, lo cual limitaría el espacio de la política monetaria para seguir apoyando la recuperación de la actividad económica y el empleo.