Por: J. J. Rubiano
Francisco Mejía, presidente del Banco Agrario, hizo un diagnóstico de la situación que vive el sector agropecuario por cuenta de las movilizaciones sociales que ya completaron dos semanas y van para su tercera semana.
El funcionario se mostró preocupado por las afectaciones, aunque no se han visto en los estados financieros, sabe que la situación que enfrentan los productores en el occidente del país, en departamentos como Cauca, Nariño y Valle del Cauca, en donde por cuenta de estos bloqueos, los agricultores están perdiendo sus cosechas.
Recalcó que los lecheros están muy afectados; los productores de papa tuvieron que dejarla enterrada desde que empezó el paro, pero se vieron obligados a sacarla, con el riesgo de que la cosecha se pierda. Todas las cadenas de logística están interrumpidas, los exportadores de café no han podido hacerlo, el movimiento de ganado en pie también se ha visto perjudicado.
“En este momento lo que estamos ofreciendo es un alivio, que está representado en una prórroga para aquellos productores afectados que tengan un vencimiento de la cartera que esté próximo o que haya ocurrido en días pasados y que no hubieran podido sacar sus cosechas. No les vamos a cobrar esa cuota, se las vamos a posponer para unos meses más adelante, cuando el productor tenga mejor flujo de caja y pueda pagar. Eso no va a generar ningún tipo de penalidad ni una mayor tasa de interés”, recalcó.
En materia de números, Mejía indicó que el cierre financiero del mes de abril fue muy bueno, de hecho, el Banco por primera vez en su historia rompe la barrera de los $15 billones en cartera y las utilidades que están dando al cierre del mes pasado fueron de 190 359 millones, superiores a las de todo el año pasado.
El funcionario aclaró que en 2020 las utilidades se vieron afectadas por mayores provisiones de cartera por cuenta de la pandemia derivada de la COVID-19.