La propuesta del superintendente de Salud, Fabio Aristizábal, de aplicar un pico y cédula en la vacunación de los adultos mayores ya tuvo eco en Antioquia. El gobernador encargado, Luis Fernando Suárez, dijo que, tras una mesa técnica, se avaló la propuesta.

Agregó que ahora queda esperar que los alcaldes la acojan porque, aunque el mensaje es cuidarse y vacunarse, este proceso tiene que ser seguro.

“Esperamos que los alcaldes la adopten, porque creemos que en este momento crítico debemos cuidarnos, vacunarnos pero con seguridad, sin exponer a nuestros adultos mayores precisamente con aglomeraciones”, agregó.

Manifestó el mandatario que se sigue avanzando en la habilitación de nuevas camas UCI, y se espera en los próximos días llegar a las 1.400.