“Hoy está todo bien, hoy he completado mi vacunación”, afirma Ana Isabel Vargas, de 78 años de edad, quien este miércoles recibió el biológico número 4 millones, en el marco del Plan Nacional de Vacunación que se adelanta en Colombia contra el covid-19.

Esta educadora de profesión, ya pensionada, había recibido la primera dosis de la vacuna de Sinovac hace 28 días y, esta tarde, en el Hospital San Antonio de Chía, Cundinamarca, le aplicaron la segunda y última dosis.

Ana Isabel, oriunda de Bogotá, pero residente en la Sabana de Bogotá, trabajó toda su vida como profesora, se pensionó hace 20 años y, en compañía de su esposo, don Alfonso Quiroga, con quien lleva 61 años de casada, ha sido un buen ejemplo para los colombianos, no solo guardando las medidas de autocuidado y bioseguridad, sino atendiendo al llamado del Ministerio de Salud para asistir a las citas de vacunación de las dos dosis de biológicos.

Según relata, el hecho de cuidarse es un acto de solidaridad y fraternidad por ella, su esposo, sus dos hijos, dos nietos y por todos, “porque –dice–, la vida es lo más importante”.

Ella se siente honrada y bendecida al haber recibido la segunda dosis y, además, por ser inmunizada con la vacuna número cuatro millones que se aplica en el país. Por esto, dice que agradece a “Dios, al Gobierno Nacional y a todos los que han hecho posible que estemos saliendo de esto”.

El Padre José Joaquín Quiroga, capellán de la Universidad Militar, en Cajicá, uno de los dos hijos de Ana Isabel, comparte la misma dicha y emoción que siente su mamá, porque –afirma– “es un completo privilegio no solo que ella quede inmunizada, sino que haya recibido la vacuna cuatro millones”.