Argumentando que a su administración le genera mucho gasto mantener a perros callejeros, Jairo Torres Suárez, alcalde de Ubaté-Cundinamarca, propuso sacrificar a los que hayan sido llevados a refugios y su dueño no aparezca en un lapso de 15 días. 

“15 días transitorios, sino llegó el dueño, sacrificio, pero aquí lo que tenemos que hacer es cumplir la norma para evitar ese desorden de perros por todo lado”, precisó. 

Su posición generó polémica por parte de quienes se oponen a ella, e incluso desde el Congreso de la República le fue enviada una carta a la Fiscalía para que atendiera esta situación y le diera seguimiento al caso. 

Paso en falso 

Después de todo el revuelo y de que recibiera insultos y hasta amenazas por Internet, el mandatario se retractó, pidió disculpas y anunció inversión en pro de proyectos animalistas. 

“Cometí un grave error y me excedí en las declaraciones, les ofrezco mis más sinceras disculpas, estamos aquí para aprender y quiero aprender de ustedes los animalistas y los expertos en estos temas, no nos las sabemos todas. Con una inversión superior a los 100 millones de pesos estamos construyendo y adecuando el centro de vida animal, esterilización de más 175 peluditos, hemos realizado consultas médico veterinarias a más de 400 completamente gratis”, manifestó.