Relatives mourn at the burial of a person suspected to have died of COVID-19 disease, at the Vila Formosa cemetery in Sao Paulo, Brazil, Thursday, April 30, 2020. (AP Photo/Andre Penner)


Por: J. J. Rubiano
El mes de abril -que termino el viernes pasado- es hasta ahora el peor de la pandemia de covid-19 en Colombia, con 10.000 fallecidos, récords diarios de muertes en las últimas semanas y las unidades de cuidados intensivos, UCI, repletas de enfermos graves por el tercer pico de la enfermedad.
El país atraviesa su momento más crítico pese al optimismo con el que fue recibida en febrero pasado la puesta en marcha del Plan Nacional de Vacunación, en el que con altibajos se han aplicado casi 5 millones de dosis.
Las jornadas más mortales son justamente los últimos 11 días de este mes en el que el país acumula 9.808 fallecidos sin sumar aún las de este viernes, que con seguridad elevarán la cifra por encima de los 10.000 muertos, de un total de 73.230.
Cabe recordar que el mes de abril comenzó con las vacaciones de Semana Santa y terminó con las concurridas manifestaciones de los dos últimos días contra el proyecto de reforma tributaria, ambos movimientos de gente que, según los expertos, agravan la pandemia.
“En 15 a 21 días no vamos a tener camas de UCI. Lo que no alcanzamos a ver en los picos anteriores, como en otros países que moría la gente en la calle, que se morían en la casa, quizás lo vamos a empezar a ver «, dijo la médica Johanna Martínez, que trabaja en una UCI del Hospital El Tunal de Bogotá, que no tiene ya camas disponibles.
Agotada y con la voz llena de desesperanza, la profesional relata que en los últimos días ha perdido pacientes que ni siquiera alcanzan a pasar una sola noche en su unidad, muchos de ellos jóvenes entre los 20 y los 30 años.
«Llevamos un año y no hemos aprendido que esto puede matar y pues vamos a ver en 15 o 20 días qué pasa», vaticina por las recientes aglomeraciones en las calles, al tiempo que alerta, sin demeritar los reclamos de los ciudadanos, que «el pico que vamos a vivir después de esta protesta va a ser terrible».
Desde que se declaró la emergencia sanitaria, Colombia acumula 2.841.934 contagios y 73.230 muertes, y ha atravesado tres picos que tienen agotado al personal de la salud y asfixiados incluso a los sistemas médicos más robustos y especializados como los de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga.
El virus ha sido más fuerte que las acciones del gobierno.