El paro nacional no cesa, los bloqueos persisten y el paisaje en las vías del país es de largas filas de camiones parados. Con este panorama, el sector agrícola está en jaque, especialmente, el segmento cárnico que depende de un proceso productivo de mayores encadenamientos.

Así, datos preliminares de los diferentes gremios de la carne calculan que, más de 26.000 toneladas de carne de cerdo, pollo y pescado están represadas o simplemente no han podido ser comercializadas.

En concreto, hay 20.000 toneladas de carne de pollo detenidas, 5.000 de carne de cerdo, poco más de 500 toneladas de pescado, y alrededor de 41.120 bovinos que no se han podido poner en frigoríficos para el suministro de carne de res.

Las cifras son dramáticas y aunque reflejan las grandes pérdidas económicas de las industrias, lo cierto es que el mayor problema radica en el desabastecimiento de proteínas que tendrán los colombianos tanto en el corto, como en el mediano plazo, pues los bloqueos representan una grave interrupción en la cadena por el alto número de muerte de animales.

“Más que cuantificar las pérdidas de las empresas, que van a ser considerables, aquí lo importante es que los colombianos empiezan a vivir un desabastecimiento de alimentos, las granjas avícolas y plantas de producción avícolas están detenidas y eso se traducirá en desempleo”, manifestó el presidente de Fenavi, Gabriel Moreno.

Señala que 12 millones de colombianos que van a tener una fuerte dificultad para acceder a la carne de pollo.