SSUCv3H4sIAAAAAAAEAJ2RQW7DIBBF95V6B4u1LRlDid2rRF0QGLujOCYCnCiKfPeCMRLr7vhv5sP84f35UVXkIh0q8l29owoa53l13kqPZgm4rQ8OGr2xKOcII9v2CnFe+tWBi1ccSEkPU+hN8PDnd85JV7mwF4MjlAipC+bWy84y2up/O9PhJ0eREyzqtQ9cBLEwg0xBzqmVXJ8e7K2M9kANptBy1WiKlA+j5BwNrLj5blHhMhU243/Bl

El 25 de mayo de cada año, se celebra en Colombia el Día Nacional por la Dignidad de las Mujeres víctimas de violencia sexual, fecha en la que se honra a las mujeres que han sufrido este tipo de situaciones y se les incentiva para que valoren su humanidad y fortalezcan su dignidad y autoestima.

Este día fue establecida en el año 2014 mediante el decreto 1480 de la Ley de Víctimas.

Las Naciones Unidas declaran la violencia contra las mujeres y niñas como la más extendida violación de derechos humanos y uno de los principales obstáculos para el desarrollo y la paz sostenibles. El silencio, la tolerancia social y la impunidad son el caldo de cultivo que perpetúa la violencia de género, afectando a las mujeres, pero también al conjunto de la sociedad.

La memoria construida sobre los testimonios de las miles de colombianas víctimas de este flagelo ha impulsado acciones para que cese la violencia de género contra las mujeres, niñas y adolescentes en el conflicto armado y fuera de él, y para que lo que les ocurrió no siga sucediendo y no vuelva a suceder. Las mujeres que han roto el silencio con valentía hoy dan voz a quienes no la tienen aún y a quienes aún buscan justicia. Queremos hacer un reconocimiento a las luchas de las mujeres víctimas.

Colombia cuenta con un marco jurídico para hacer frente a la violencia sexual y para garantizar los derechos de quienes han sido víctimas. El acuerdo de paz, emblema en el mundo, incluye previsiones reforzadas para investigar y sancionar la violencia sexual durante el conflicto y lograr un país donde las mujeres y niñas disfruten de una vida libre de violencias.

La adopción de estas medidas es el resultado del compromiso de las autoridades colombianas y de los esfuerzos de la sociedad civil, en especial de las organizaciones de mujeres, por exigir mayor visibilidad de la violencia sexual, como paso necesario para su prevención y erradicación como práctica sistemática.

No obstante los avances, aún persiste una brecha entre las normas y la realidad de la vida de las mujeres. El Registro Único de Víctimas reporta 22.439 mujeres víctimas de violencia sexual a lo largo del conflicto armado colombiano. De estas, 413 casos corresponden a hechos ocurridos en 2016 y 244 en 2017.