Con la intervención en concreto rígido en el tramo comprendido entre la calle 41 y las carreras 15E y 19, a la altura de la glorieta de El Campesino, la Alcaldía de Montería reanudó los trabajos de mejoramiento de malla vial en el municipio.

Las obras de rehabilitación se realizarán en la calzada oriente-occidente, en lo ancho de la vía, donde se sustituye la capa asfáltica por concreto, material de mayor durabilidad, debido a que el desgaste de la huella de frenado que producen los vehículos, ha generado que el asfalto se levante.

Según lo explicó el alcalde de Montería, Carlos Ordosgoitia, quien realizó un recorrido por los puntos críticos, las intervenciones en estos tramos mejorarán la movilidad y ayudarán a que la malla vial siempre esté en óptimas condiciones, especialmente, el tramo cercano a la glorieta de El Campesino.

“Se va a cambiar por concreto rígido el asfalto existente, debido a unas fallas técnicas y así esta tenga una durabilidad mucho más efectiva. Hemos visto que este tramo de la malla vial se va deteriorando muy fuerte. Hay una composición de acuerdo a los estudios que se afecta enormemente, por eso el concreto rígido será una realidad”, afirmó el mandatario.

Agregó también que, “siendo conservadores con el paso de asfalto concreto, no va tener mantenimiento preventivo por lo menos 5 años. Eso, lógicamente le ayuda muchísimo al presupuesto del municipio”.

Dentro del plan de acción, también se intervendrán otros puntos a lo largo de la prolongación de la calle 41, para mejorar y corregir el drenado de las aguas que en se estancan sobre la misma. Así mismo, se realizarán trabajos sobre la calle 29 en el tramo comprendido entre cabeza y cola y el centro comercial Nuestro.

Cabe recordar que, con el plan de mejoramiento de la malla vial en Montería, ya se han recuperado varios tramos, ubicados en la carrera 15 entre calles 23 y 24, y 23 y 27 del barrio Costa de Oro, al que se suman los 2.691 metros cuadrados del barrio El Recreo, desde las calles 64 hasta la 70 y las carreras 2ª, 3ª, y 4ª.

Así mismo, en el barrio La Castellana se intervinieron la calle 62b entre carreras 7ª y 9ª; las calle 57 hasta la 59 con carrera 9ª y la calle 60 entre carreras 9ª y 10ª. También la carrera 9ª con transversales 1ª y 2ª del barrio Panzenú, así como el mantenimiento en asfalto, en la calle 41 con Avenida Circunvalar, donde se intervino un área de 1.400 metros cuadrados.

Los resultados de los trabajos, también se pueden ver en la glorieta del barrio Cantaclaro, con la intervención de 3.000 metros cuadrados y en el retorno del puente Segundo Centenario, abarcando un área cercana a los 1.500 metros cuadrados.