En entrevista con el Bloque Informativo de la Cadena Radial La Piragua, el comandante de la Policía Metropolitana, coronel Wilson Armel Montenegro, informó que en las filas de la institución hay dos casos activos de COVID-19.

Montenegro explicó que se trata de un uniformado y una uniformada, quienes, presuntamente, se contagiaron a la vez, en momentos en los que cumplían con una persecución que se inició desde el municipio Cereté hasta la margen izquierda de Montería.

El funcionario se accidentó durante el hecho y fue llevado a la clínica en donde fue diagnosticado como positivo, por lo que su compañera también fue sometida a la prueba dando el mismo resultado. Los dos funcionarios se encuentran en aislamiento y no han presentado ningún síntoma.

El comandante recordó que en la institución se han tomado todas las medidas correspondientes para mitigar el riesgo del contagio del virus, se ha dotado a todos los oficiales con elementos de prevención y protección y -entre otras cosas- se están realizando pruebas rápidas periódicamente.

Habló de que todo esto ha significado «un gran esfuerzo en materia presupuestal» y destacó que los recursos se han invertido en buena forma, pensando en la protección de los funcionarios.

Asimismo Montenegro indicó que se adoptó un mecanismo de aislamiento rotativo, el cual consiste en que el 20% del total de oficiales de la institución (cerca de 350 hombres y mujeres), se aíslan durante 14 días y los que resulten exentos de cualquier indicio del virus, retoman funciones y se aísla a otro grupo.