La escasa vigilancia de sus propietarios -la Décimo Primera Brigada del Ejército- convierte al lote ubicado en la carrera 3 entre calles 20 y 21 en un lugar para desechos de todo tipo como si fuera la escombrera municipal.

Además del impacto paisajístico, se han convertido en una fuente de contaminación ambiental y esto se traduce en un problema de salud pública porque también hay riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas vinculadas a los roedores que rondan el espacio.

Todo tipo de desechos son dejados a diario en el terreno y de acuerdo con los comercios ubicados en la zona la situación se presenta desde hace semanas.

Desde La Piragua exhortamos a la Alcaldía de Montería para que lo más pronto posible tramite la entrega de este buen inmueble a la ciudad a través del Ministerio de Defensa a fin de que tenga un uso útil y se garantice su saneamiento.