Un nuevo paseo de la muerte se registra en estos momentos en la ciudad de Montería, donde al Hospital San Jerónimo fue ingresada una mujer traída desde el municipio Puerto Libertador con un diagnostico de pancreatitis crónica, quien además está entubada, pero la referida institución no cuenta con camas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Ante este hecho, la Nueva EPS se ha negado a remitirla a una clínica aduciendo que no se encuentra dentro de la red que ellos manejan, olvidando que existe la Red Nacional de Urgencia que por ley establece que el paciente puede ser trasladado a cualquier centro de salud por remisión o por otro mecanismo, mientras que el centro médico donde acudió el paciente inicialmente no cuente con los implementos médicos para salvarle la vida.

Es importante destacar que algunas EPS no tienen una red de servicios definidas, y cuando un paciente acude a una clínica y no se le presta el servicio quieren sacarlos de ahí en detrimento de su salud sin contar que para salvarle la vida a la persona existen mecanismo para que ese paciente sea remitido a otra clínica aunque no sea de la misma red de la EPS.

A raíz de la demora y la desesperanza que tiene los familiares de la mujer lograron contactarse con Evaluamos Clínica la Esperanza y de inmediato este centro de salud le dio un si a los familiares para el traslado del paciente a sus instalaciones parta ser atendida.

Las horas transcurren, el paciente agoniza y la Nueva EPS aún no ha autorizado el trasladado de la mujer a este centro asistencial que en este momento tiene cama disponible en UCI y el tratamiento necesario para salvarle la vida.