Los comerciantes de la calle 38 entre avenidas Primera y Segunda de Montería están cansados de los malos olores y de vivir entre aguas negras. A este rotativo llegó una denuncia por una alcantarilla rebosada que tiene desesperados a quienes hacen vida en el sector.

Denuncian que siempre se tapa cuando hay lluvias y las aguas negras corren por la calles y que incluso han salido excrementos de la alcantarilla. Los afectados hacen un llamado a Veolia para que atienda el caso y de una solución oportuna a este problema que afecta la salubridad de la comunidad en general.

Las recientes precipitaciones han traído como consecuencia aguas empozadas y  el taponamiento de alcantarillas en la capital cordobesa debido a la basura y desechos que son arrastradas por la lluvia,  pero también por la falta de mantenimiento de los drenajes por el organismo competente.