A partir de este martes, 1 de junio, entran en vigencia los cambios que en días pasados anunció la Alcaldía de Montería, en cuanto a las medidas que se venían siguiendo en la ciudad para disminuir el riesgo de contagio de la COVID-19. 

Desde hoy no habrá toque de queda ni ley seca, pero se ha extendido un llamado constante para que haya, de parte de cada uno de los ciudadanos, responsabilidad y conciencia en su conducta, de manera que no se de pie a un repunte de contagios. 

Además inicia la nueva modalidad del pico y cédula, el cual se desarrollará de acuerdo a los días pares e impares del mes, en supermercados, entidades bancarias, oficinas de la administración municipal y -entre otros- notarías. 

El aforo para reuniones sociales ya puede ser superior a 10 y hasta de 50 personas, y también se amplió el horario en el que pueden operar los bares. 

Esta flexibilización comienza justo cuando el Hospital San Jerónimo anunció una alta ocupación en su Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).