Para la época de su creación existían planes de vivienda, a través de los cuales el gobierno municipal entregaba lotes a familias pobres para que armaran sus casas, llegando por ello a este lugar familias de diferentes partes del departamento buscando una mejor vida. Inicialmente muchos de ellos empezaron con ranchos de tabla y zinc y al pasar los años fueron encontrando trabajo y posteriormente los que tenían la posibilidad de hacerle mejoras a sus casas las fueron construyendo en bloque y haciendo las mejoras cada vez que se podía comprar la arena y el cemento.

Por otro lado en el barrio Policarpa se están rebosando los manjoles por todas partes y esto ha representado en la población infantil brotes en la piel y las enfermedades respiratorias durante todo el año, esta situación se presenta porque cuando llueve se llena el alcantarillado y hace que las aguas negras se rebosen y se mantengan las calles anegadas y con un olor putrefacto, y no solo en el invierno se presenta esta situación si no en épocas de verano es igual y la empresa proactiva solo les da promesas de que esa situación de los manjoles ellos la van a solucionar y ‘pasan los años y sigue la ´problemática y cada dia empeora.

“Nosotros exigimos que Planeación, y de igual manera, los ingenieros asignados para esta pavimentación respondan. Es un trabajo chambón, sin ningún tipo de estudios” , explicó Carlos Cavadia, dirigente comunal.

Los ediles, Juntas de Acción Comunal y líderes de la comuna, se han preocupado para que estos sectores en cuanto a problemáticas como la convivencia ciudadana, el desarrollo social, y el bienestar de sus habitantes, sea digno a través de la ayuda de los diferentes gobiernos municipales. Pero todo apunta a que algunos ciudadanos, y el ente Municipal puedan enmendar los errores y que miren con ojos de desarrollo hacia esta comunidad.

Manifiestan que por el lado de la energía son continuos los apagones, que tienen en ocasiones una duración de hasta 5 horas, y que al momento de llegar la luz viene tan alta que se dañan los electrodomésticos, pero el cobro en el recibo llega a tiempo y con alzas indiscriminadas que al momento de reclamar a la empresa les dicen que paguen primero y después le hacen una verificación por parte de los técnicos, y al final no les resuelven nada.

Por otro lado, la situación de los jóvenes y niños del barrio es que no tienen dónde jugar, puesto que no cuentan con un parque donde padres e hijos puedan pasar un buen rato de esparcimiento al aire libre. Es deprimente que las administraciones no hayan construido un parque que tenga los columpios, toboganes, juegos para grandes y chicos, así como los que han colocado en otros barrios.

Esperan que este gobierno del doctor Marcos Pineda que está logrando invertir en las comunidades desamparadas de Montería, toque las puertas del desarrollo de estos barrios que de alguna u otra manera no les ha llegado, o les ha llegado a retazos, y que este alcalde cumpla las promesas de campaña. Todavía le resta un largo tiempo para salir, y es el tiempo necesario para invertir en los problemas de estas comunidades.