Los habitantes del barrio Villa Jiménez, están viviendo una situación bastante preocupante, puesto que el único espacio que tenían los niños donde recrearse, se ha convertido en un lugar donde solo abunda el lodo y el monte. Hace aproximadamente dos años han tenido que padecer esta situación, pese a que según manifiesta un habitante del barrio, el señor Jaime Vergara les había prometido una obra en el barrio si ganaban un campeonato de comunas, y efectivamente el barrio Villa Jiménez fue el campeón, pero hasta el momento no han visto ninguna obra en la cancha, pues las promesas del señor Jaime solo quedaron en palabras.

“Todos nos animamos a participar en el torneo de las comunas porque el premio era una obra para el barrio y la necesidad más urgente que tenemos es la adecuación de la cancha, salimos ganadores en el torneo pero nunca nos cumplieron con lo que nos prometieron” aseguró Robinson Coronado.

Ante esta situación la comunidad se pronunció asegurando que el lugar que una vez fue cancha ya hoy solo queda monte y barro, puesto que el lote no tiene un sistema de desagüe y en algunos casos es intransitable el paso. Ya tiene dos años de encontrarse en situaciones bastante complicadas y está prácticamente inutilizable.

“No queremos un escenario como el camping, pero sí un lugar donde se puedan divertir niños y adultos porque esa es la finalidad de la cancha, tenemos varios años que no hemos podido realizar torneos por el mal estado en que se encuentra y por más que queramos hacer algo no podemos”, afirmó Alfredo Morelos.

Los más afectados con esta situación son los niños porque no tienen un sitio digno donde recrearse ni practicar deportes, ahora optan por jugar en los patios o terrazas de sus casas, porque ningún espacio de la cancha está en óptimas condiciones para jugar. “yo como niño, espero que nos arreglen lo más pronto posible la cancha, el barrio no cuenta con parques y el único lugar que nos quedaba era ese y evidentemente las condiciones en las que se encuentra es lamentable”, aseguró un joven del barrio.

Se conoció que algunas personas al ver el estado en el que se encuentra el lote de la cancha han decidido invadir el terreno porque no tienen donde vivir. “No vamos a permitir que nos invadan la cancha, le hacemos un llamado al señor alcalde que intervenga el espacio deportivo lo mas pronto posible porque realmente la estamos necesitando para que los niños del barrio se puedan divertir, es prioritario que cada barrio tenga este tipo de espacios,” sostuvo Alfredo Morelos, habitante del sector.

“La administración municipal quedó comprometida con la comunidad, luego de haber ganado el torneo, de hacer una obra para el barrio y han pasado ocho meses y no hemos visto ninguna obra y lo que más anhelamos es el acondicionamiento de la cancha”, aseguró un vecino de la comunidad.

Algunos habitantes han tenido que sacar de su propio bolsillo para arreglar la cancha porque desde la administración municipal no han tomado cartas en el asunto ni han hecho nada por arreglarla, “ la comunidad ha recogido entre todos sus miembros para mandarla a fumigar, luego decidimos bajar un poco el monte, y luego fumigamos, después se les abrió un desagüe para que escurriera todo el agua encharcada que permanece ahora en época de invierno, solo hicimos lo que pudimos porque los recursos económicos que recogimos no nos alcanzaron para hacer mucho en el espacio que lleva prácticamente dos años en estas condiciones”, afirmó Jhon Jairo Giraldo.

Han prometido muchas obras para adecuar las vías en el sector, principalmente en la cancha que es utilizada para diferentes actividades y que en la actualidad han sido obras incumplidas.

Por otro lado, los barrios Nogales y Villa Jiménez están conectados por 3 puentes, 2 peatonales que están construidos en madera y el puente vehicular hecho en concreto por parte del municipio, pero la problemática está en que los dos puentes de madera que conectan a los Nogales con Villa Jiménez en un 70%, están completamente deteriorados pese que la comunidad les cambia las bases, pero aún son un peligro inminente para transeúntes y motociclistas que transitan a diario por este lugar.

El puente de concreto presta un buen servicio ya que por ese lado llegan los camiones que llevan mercancías a los diferentes establecimientos de abastos como víveres y abarrotes en épocas de verano, de igual forma pasa con el servicio de transporte especialmente taxis y mototaxis. Pero la comunidad exige que el gobierno municipal, por lo menos les arregle los puentes de madera para mayor seguridad y facilidad en la movilidad del barrio.

Líderes del barrio han manifestado que las calles de acceso a estos sectores están inservibles, sobre todo cuando llueve es imposible la salida de estos lugares por parte de estudiantes y personas que tienen que llegar a sus sitios de trabajo, y en épocas de verano solo quedan las calles con grandes huecos que desde hace tiempo no le echan por lo menos balasto o mandan una motoniveladora para nivelarlas.

En el barrio Villa Jiménez la situación de las aguas cuando llueve es crítica, primero por el canal recolector de aguas lluvias y aguas residuales que está completamente lleno de basuras, sedimento y monte, desbordándose para el lado del barrio ya que este se encuentra en una zona bastante baja inundando a casi todas las casas del barrio.