Dos días, exactamente 48 horas, llevan los indígenas Embera Katío que se desplazaron desde Tierralta a Montería y aún no han sido atendidos por ninguna autoridad gubernamental.

Está población reclama que sean atendidos de manera urgente para buscar solución a la presunta incursión en su territorio por miembros del Ejército, quienes presuntamente han raptado a indígenas con la excusa de que trabajan para el «Clan del Golfo'».

Este accionar fue catalogado por el noko mayor, David Bailarín Domicó, como «falsos positivos» para decir que están trabajando contra las organizaciones criminales.

Bailarín Domicó a su llegada el pasado martes a Montería indicó a La Piragua que varias zonas de sus comunidades han sido bombardeadas por helicópteros que han sobrevolado sus territorios.

El lider de la manifestación aseguró que la protesta será permanente hasta que los diferentes niveles de gobiernos lo atiendan en una mesa de diálogo, donde le den respuestas concretas.

Es importante destacar que en Montería ya hay dos protestas instaladas por miembros de esta comunidad: la primera llegó el pasado 15 de diciembre y se encuentra apostadas frente a la empresa Urrá, donde reclaman que se cumplan unos acuerdos; y ahora este nuevo escenario, ubicado frente a la Gobernación de Córdoba, donde podrían estar durante meses si no son escuchados.