Darwin Hernández, delegado de la Defensoría del Pueblo para asuntos étnicos en Córdoba, llegó la mañana de este martes al parque Simón Bolívar de la ciudad de Montería, para ser garante en la protesta que iniciaron indígenas del sur del departamento por la ola de violencia que los azota.

Hasta las 12:00 del mediodía de este lunes, se encuentran al menos 70 indígenas de la comunidad Embera Katio de Tierralta, en la capital cordobesa, con el objetivo de ser escuchados y que las autoridades locales les brinden soluciones prontas y sobre todo garantías de que puedan estar tranquilos en su territorio.

Los embera aseguran que desde principios de este año han estado siendo víctimas de incursiones por parte del Ejército, cuyos funcionarios, explican, han llegado con helicópteros a sus cabildos y han amedrentado a sus líderes, obligándolos incluso a firmar algunos documentos.

También afirmaron que el pasado 1 de abril fueron bombardeados en la cordillera localizada entre los ríos Sinú y Esmeralda, a la altura del sitio denominado Charua.