En menos de 15 días en Montería dos menores de edad se han ahogado en aguas del río Sinú, y ambos hechos se han dado en el marco de momentos de esparcimiento cuya realización ha sido prohibida por las autoridades. 

El pasado 24 de enero, voluntarios de la Defensa Civil de forma articulada con la Alcaldía, encontraron el cuerpo de Omar Garavito, un joven de 16 años que fue arrastrado por la corriente cuando compartía con algunos primos e intentó surcar el río nadando. 

Su desaparición se dio a la altura de la calle 28, con avenida primera, y el hallazgo de su cadáver se produjo 45 horas después entre las calles 35 y 38. 

Lea también: Cuerpo de niño de 12 años apareció flotando en el Sinú

En ese momento, la administración municipal a través del secretario de Gobierno, Gabriel Moreno, advirtió a la comunidad que el río no estaba apto para realizar actividades familiares, ni mucho menos para bañistas, por lo que exhortó a que se pusiera en práctica la prudencia y se evitaran desgracias. 

Tres días después, se hicieron inspecciones en la zona, a cargo del Grupo de Protección y Turismo, y se encontró a varios jóvenes de nuevo departiendo en las pequeñas playas que se forman en el río, lo que denota que la medida de prevención fue ignorada. 

Pese a lo antes expuesto, este domingo, 31 de enero, se realizó una olla familiar en el río, y un niño de 12 años, identificado como Elías Casarrubia, se sumergió en las aguas y presuntamente en un descuido de sus acompañantes, terminó ahogándose. Su cuerpo fue encontrado este lunes, 1 de febrero, flotando entre las calles 34 y 35.