Casi con el agua a las rodillas. Así han quedado los habitantes de la urbanización Mandala II con las fuertes lluvias que durante los últimos días se han registrado en la ciudad de Montería. 

Voceros de la zona dijeron a La Piragua que este es un problema que se presenta cada vez que llueve y que por más que han hecho llamados para que le brinden soluciones, no han recibido respuestas. Manifiestan además que además de ser la inundación un escenario perfecto para la propagación de enfermedades, también es un traba para la movilidad fluida en la zona. 

“Hay una placa partida y no existente, y ayer una pareja se fue al canal agua al pecho. Como no son del barrio no sabían dónde estaba el hueco y se fueron en esa agua”, explicó la fuente. 

En el caso de este jueves, 27 de mayo, cuando hubo dos aguaceros, las calles en esta zona quedaron hechas “una ciénaga”, dado que el agua llegaba hasta las puertas de las casas. 

Los habitantes de esta urbanización atribuyen la responsabilidad de esta situación, a la constructora que lleva el mismo nombre, la cual habría hecho una canal que por permanecer como obra inclusa se tapó con desechos. 

También había otro canal para desviar el agua en propiedad privada, pero -afirman- que el dueño ordenó que fuese tapado hace un año aproximadamente.