Desde tempranas horas de este lunes, 26 de abril, el gremio de bares en el municipio de Montería alzó su voz para pedirle a la administración municipal una mesa de diálogo en donde evalúen varias alternativas para que ellos no sigan afectados en medios de la pandemia.

Propietarios, administradores y empleados aseguraron desde la Plaza Cultural del Sinú que con las medidas del toque de queda y ley seca que rige en el municipio y en todo el departamento se han visto afectados de una menera drástica.

Consideran que en horas de la noche es cuando sus ventas son más fructíferas, pero entre semanas deben cerrar a las 10:00 de la noche y durante los fines de semana antes de 6:00 de la tarde, factor que, según ellos, ha golpeado fuertemente sus ingresos.

Dueños de varios restaurantes y bares manifestaron que «están quedando en la ruina». Alegan que los ingresos son muy bajos y que de igual forma tienen que pagar arriendos y cubrir las nóminas de los empleados.

Temen que en los próximos días tengan que realizar un despido masivo y cerrar los establecimientos por la falta de ventas que se han visto interrumpidas.

Aseguraron estar conscientes del momento que se vive. Manifestaron que así como es necesario que prive la salud también es indispensable buscar alternativas para no afectar los puestos de trabajos.

Piden a la administración municipal que les permitan extender sus horarios de atención, cumpliendo con las medidas de bioseguridad y, si es necesario, con presencia de las autoridades.