Yeidis Johana Pérez Martínez, la auxiliar de enfermería de 33 años que sufrió presuntamente una reacción adversa a la vacuna contra la COVID-19, fue trasladada a la ciudad de Montería para recibir atención médica especializada. 

Por el momento se sabe que la mujer, quien recibió el biológico en el CAMU San Rafael de Sahagún, tiene una condición de salud estable, y que se le están haciendo estudios neurológicos para evaluar el comportamiento de su cerebro, ya que el pasado lunes después de que la vacunaron, tuvo 10 convulsiones y un desmayo. 

Lea también: En Córdoba se registró un presunto caso de reacción a la vacuna contra la COVID-19

El secretario de Salud departamental, Alejandro Vasco, ha pedido a la comunidad que no se asocie de forma precipitada este padecimiento a la vacuna contra el coronavirus, pues para determinar esto es necesario que se haga una investigación que ya está en manos de profesionales y además el caso ya fue reportado al Ministerio de Salud. 

“El grupo de profesionales llevará  a cabo un análisis de la presunta situación adversa. La persona se encuentra estable sin que defina, por parte de las autoridades de salud de Sahagún, qué fue lo que ocurrió», manifestó. 

La dosis que recibió Pérez Martínez, que ha laborado durante 11 años en el área de enfermería, fue de la farmacéutica Sinovac.